Artigos

Unir un amplio frente democrático con Haddad para el país salir de la crisis

La Comisión Política Nacional del Partido Comunista de Brasil-PCdoB Publicado em 10.10.2018

La realización de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales concreta la aspiración de la mayoría de los brasileños de tener más tiempo para hacer la elección definitiva de su candidatura presidencial y es resultado de un gran logro de las fuerzas democráticas, populares y progresistas, de sus candidaturas a la presidencia, de Fernando Haddad, Ciro Gomes, Guillermo Boulos, y también de Marina Silva. Es un revés a la fascista candidatura de Jair Bolsonaro que, catapultado por los grandes medios de comunicación, por grandes grupos económicos y financieros, por sectores de corporaciones del Estado, desencadenó una gran operación, incluso con acciones ilegales, a ejemplo de un torbellino de fake news para ganar en el mercado primer vuelta. ¡No lo lograron!

La lista electoral Fernando Haddad presidente y  Manuela D'Ávila,  la vice, con apoyo del pueblo, de personalidades democráticas, portavoz de un programa de desarrollo de defensa clara de los intereses nacionales, democráticos y de los derechos del pueblo, apoyada por el gran líder Luiz Inacio Lula de Silva, enfrentó un pesado ataque, pero, demostrando resiliencia y liderazgo, conquistó la confianza de una gran parte del electorado, despertó la esperanza del pueblo y alcanzó la expresiva marca de casi el 30% de los votos y está en la segunda vuelta.

Ahora comienza una nueva elección

Em la opinión del PCdoB, se llama la candidatura de Fernando Haddad inmediatamente a formar un frente democrático, lo más amplia posible, teniendo como base la unidad de la izquierda.

La base para constituir el frente democrático debe ser una plataforma que absorba proposiciones de los nuevos aliados y tenga como base el programa de la Coalición "El Pueblo Feliz de Nuevo". Esa plataforma debe contener grandes banderas como restaurar la democracia y el Estado Democrático de Derecho; pacificar y unir al país, liberándolo de la amenaza dictatorial de la candidatura fascista de Bolsonaro; reanudar el desarrollo soberano; fomentar la producción y la generación de empleos; asegurar al pueblo ya la clase trabajadora los derechos y las condiciones a una vida digna; lucha contra la corrupción; y garantizar que el patrimonio nacional, como la riqueza del ‘pré-sal’, no será entregado al capital extranjero, como va a hacer con certeza el falso patriota Bolsonaro. 

La izquierda unida con PT, PCdoB, PDT, PSB, PSOL[1], con el compromiso del gran liderazgo que es Ciro Gomes, y también de Guillermo Boulos, entre otras, de gobernadores y parlamentarios electos, de candidatos que se disputan la segunda vuelta a los gobiernos de los Estados, se constituirá en el fundamento del frente democrático. En la opinión del PCdoB, debe abarcar, además de la izquierda, un elenco de líderes de varias leyendas y personalidades de la sociedad brasileña del campo democrático, con perfiles políticos e ideológicos diversos, que manifiesten apoyo a la candidatura de Fernando Haddad, plataforma de la segunda vuelta como referencia.

Campaña: amplitud, movilización del pueblo, nitidez de lo que representa cada candidatura

Los comunistas expresan la convicción de que la victoria de Haddad es plenamente posible. El frente de votos obtenido por el candidato de la extrema derecha puede ser revertido. La suma de los votos de las tres candidaturas de la izquierda alcanzó más del 41% de los votos. 

La campaña de la placa Haddad-Manuela -que dirige vigoroso mensaje que acoge anhelos de los electores de las demás candidaturas que no fueron a la segunda vuelta, y también de los que votaron nulo o blanco o no asistieron para votar, de segmentos que por equívoco votaron en la placa oponente-, tiene el potencial de alcanzar, en la suma con los votos de su campo, la mayoría del electorado. Las encuestas, por ejemplo, apuntan que la mayoría de los votantes de Alckmin y Marina tienden a votar en Haddad.

La victoria de la candidatura Haddad está en la razón directa de la amplitud social y política de apoyos que pueda involucrar, del grado que se efectúa de la movilización del pueblo trabajador y de otras capas de la sociedad, y de la nitidez que pueda transmitir al electorado de lo que representa cada candidatura de lo que está en juego.

La campaña Haddad presidente tiene el desafío de dejar claro al electorado que la segunda vuelta no está polarizada entre "dos candidaturas extremistas".

El único "extremismo" es el fascismo de Bolsonaro que, si es elegido, será un temor empeorado. El país tendría un gobierno "fuerte", en el sentido dictatorial, pero no con el objetivo de proporcionar seguridad al pueblo como propagan. Sería exactamente lo contrario. Un gobierno "fuerte", declaradamente dispuesto a usar la violencia y el albedrío para arrancar del pueblo lo poco que le queda de derechos.

Acabar con 13º salario, adicional de vacaciones, y con lo que quedaba de los derechos asegurados por la Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT); en la práctica liquidar con la jubilación; cobrar mensualidades en la universidad pública; en el caso de las mujeres. Esta es la amenaza que se cierne sobre el país. 

La campaña de las fuerzas progresistas debe tener la capacidad de persuadir, sensibilizar, llevar a una toma de posición de toda persona que tenga la democracia como uno de los principales bienes de la nación brasileña. Objetivamente, por la polarización instaurada, Bolsonaro es el riesgo real de dictadura y Haddad es la restauración de la democracia y del Estado Democrático de Derecho. Y como ya destacó Fernando Haddad, "no hay derechos sin democracia". En la historia, cada vez que la nación padeció bajo dictaduras o regímenes autoritarios, quien pagó el precio más alto fue el pueblo con arrojo salarial y restricción de derechos. Los que hoy vacilan, necesitan reflexionar: gobierno de tipo autoritario, de matriz fascista, comienza alcanzado a la izquierda y la clase trabajadora, pero luego persigue a todo aquel que no le sea servil.

Fernando Haddad: líder que puede unir, pacificar y retirar al país de la crisis

Fernando Haddad emerge de la primera vuelta como un líder firme y altivo, equilibrado, capaz de, como presidente de la República, pacificar, unir, retirar el país de la crisis, encaminarlo a un nuevo ciclo de desarrollo soberano, con empleos y derechos, y salvarlo de la amenaza de un régimen dictatorial. Manuela D'Ávila, candidata a vice, con fuerte vínculo con las mujeres y la juventud, se destaca con elocuente defensa de un proyecto renovado de Nación. 

En el otro polo, la lista electoral Bolsonaro-Mourão - por diseminar odio, violencia, intolerancia, racismo, por estar comprometida con los rentistas y grandes grupos económicos con los que hizo un pacto de sangre para aumentar la explotación sobre los trabajadores y cortar los derechos del, el pueblo va a dividir aún más a los brasileños, provocar más inestabilidad, convulsiones sociales, lo que mantendrá y profundizará la crisis que hoy paraliza el país.

La campaña Haddad presidente debe ser impulsada por la movilización del pueblo a partir de las leyendas, de los movimientos, entidades y centrales de los trabajadores, en las calles y en las rede sociales; al mismo tiempo, activamente ir al encuentro de personalidades del campo progresista, democrático y patriótico con realización de actos y plenarias, manifiestos, abarcando intelectuales, artistas, religiosos, deportistas, empresarios. Todo ello con agilidad, creatividad e intensidad, en cada estado, en cada municipio.

PCdoB seguirá en la línea delantera de la campaña

El PCdoB seguirá en la línea de frente de esa jornada, convencido de que podremos elegir la placa Fernando Haddad presidente y Manuela de Ávila su vice.

Nuestro Partido obtuvo un gran éxito con la reelección consagrada del gobernador Flávio Dino, del estado de Maranhão, en la primera vuelta. Destacamos también la elección de Luciana Santos, la presidenta nacional del PCdoB, para vicegobernadora de Pernambuco, con Paulo Câmara, el gobernador.

Nuestra leyenda eligió a nueve diputados y diputadas federales, pudiendo llegar a diez. En cuanto a la cláusula de rendimiento esperamos, además, las proclamaciones de los resultados de la justicia electoral en los Estados y del Tribunal Superior Electoral (TSE). No hemos podido reelegir a la senadora Vanessa Grazziotin. Para las Asambleas Legislativas, el Partido eligió a 21 diputados y diputadas estatales.

La disputa para los gobiernos provinciales tendrá lugar en 13 estados y en el Distrito Federal. Además de reforzar el empeño por la victoria de los aliados que ya estamos apoyando, el PCdoB tomará posición de apoyo teniendo como criterio candidaturas que no sean aliadas a Jair Bolsonaro. 

Saludamos nuestra aguerrida militancia, nuestros partidarios y partidarias, agradecemos los votos de nuestras electoras y electores y llamamos a todas y todos a redoblar los esfuerzos para que podamos dar una contribución aún más expresiva para que la democracia y el pueblo vencen las elecciones, eligiendo a Fernando Haddad presidente y Manuela D'Ávila su vice.

Sao Paulo, Brasil, 8 de octubre de 2018. 

La Comisión Política Nacional del Partido Comunista de Brasil-PCdoB

 

Traducción de Maria Helena De Eugenio, de la Comisión de Relaciones Internacionales del PCdoB.


[1] Partido de los Trabajadores, Partido Comunista de Brasil, Partido Democrático Laboral, Partido Socialista Brasileño, Partido Socialismo y Libertad. (N.T.)